¿Es malo que mi hijo chupe dedo?

¿Es malo que mi hijo chupe dedo? | Odontología infantil | Dentilandia Medellín

¿Es malo que mi hijo chupe dedo?

Los bebés en sus primeros meses de vida, inclusive desde antes de nacer, desarrollan el reflejo natural de introducir a su boca y succionar su propio pulgar, dedos o puño (reflejo innato); este hábito de chuparse el dedo es conocido en la odontopediatría como succión digital y es normal que lo hagan durante los primeros meses de vida pues les proporciona seguridad, sensación de placer (lo relacionan con la alimentación), los calma cuando están inquietos (cansados, asustados, aburridos, con hambre) y les ayuda a conciliar el sueño. Luego de los 6 meses de vida comienza la erupción dental y él bebe inicia a alimentarse con alimentos sólidos, por lo que el hábito debe reducirse constantemente hasta llegar al punto de dejar de chuparse el dedo.

Entre los 3 y 4 años el niño ya es más autónomo y se comunica más, por lo que el hábito de succión debería desaparecer entre este rango de edades; si el hábito de succión de prolonga por más tiempo puede causar problemas como:

 

  1. Maloclusión dental: Mordida abierta anterior por la falta de contacto entre los dientes frontales (superiores e inferiores) al morder, tal como se observa en este video: https://www.youtube.com/watch?v=GLnshB6QZ3E
  2. Alteración del paladar: Debido a la presión en dirección ascendente que produce el dedo, el paladar modifica su forma haciéndose cada vez más estrecho (paladar ojival), lo cual debe corregirse con un aparato llamado Hyrax que se encarga de ampliarlo.
  3. Alteraciones del lenguaje: El paladar, la lengua y los dientes son elementos fundamentales para el proceso de fonación; debido al hábito de succión prolongado estos sufren modificaciones y al niño se le dificulta pronunciar adecuadamente algunas palabras que incluyan consonantes como como la f, x, z, c, s, d, t, r, entre otras.
  4. Afectación en el autoestima del paciente pues hay rechazo social al hábito de succión prolongado.

 

Si tu hijo está en la edad en la que debe dejar de chuparse el dedo, antes de instalar una rejilla de control de hábitos, debes  intentar que tu hijo deje el hábito siguiendo las siguientes pautas:

  1. Refuerzo positivo: Si el niño dura un tiempo prolongado sin chuparse el dedo dale una pequeña recompensa, como un sticker; la recompensa es mayor si junta determinados números de stickers.
  2. Distracción: El aburrimiento de los niños puede causar que este se chupe el dedo; busca actividades que lo estimulen (rompecabezas, juego con bloques, pintar).
  3. No ridiculizar al niño porque aún tiene el hábito, pues esto en vez de reducirlo, lo aumenta.

Si aún no has podido hacer que tu hijo deje el hábito y/o aún tienes muchas dudas, haz clic aquí y solicita tu cita con nuestro especialista.

Share:

Leave comment

Abrir chat